¿Te recuerdas del “pequeño hércules”? Mira cómo luce el niño culturista en la actualidad

Unos años atrás, este niño se volvió realmente famoso por su figura física, lo llamaban “pequeño hércules”. El nombre de este pequeño es Richard Sandrak y con tan poca edad, llamó la atención de muchas personas por su increíble cuerpo. Tenía un entrenamiento y una rutina de ejercicios que generó un impactó global, ya que este niño era capaz de alzar hasta 180 libras.

Sus padres trabajaban en el mundo del gimnasio y de los ejercicios, el padre de este niño fue campeón de artes marciales y su madre instructora de aerobicos. Podemos notar que este niño siguió los mismos pasos de sus padres a tan temprana edad.

1

Hubieron muchos problemas debido a la obsesión de su hijo con el ejercicio y sus padres tuvieron que tomar medidas sobre el asunto. Muchas personas y la prensa mundial criticaban y estaban en contra de esta situación, estaba sorprendidos e indignados de que este niño pudiera hacer press de pecho con 210 libras, cuerpo en posiciones similares a las de un contorsionista y demás.

2

Cuando Richard cumplió los 11 años, fue nombrado el niño más fuerte del mundo, pero tenía una vida llena de problemas. En ese momento, su padre fue detenido por agredir físicamente a su madre, esto causó un gran impacto en la vida de este niño, así que decidió que lo mejor era ponerle una pausa a sus actividades físicas. ¿Te gustaría saber cómo luce hoy en día?

3

Después de haber dejado su rutina y los ejercicios diarios, Richard tiene 24 años de edad y luce completamente diferente en la actualidad. Hoy en día, disfruta su vida con mucha tranquilidad y se ejercita con skate y barras, mencionó que las pesas lo aburren.

Actualmente este chico trabaja en Waterworld de Universal Studios Hollywood y está encargado de un show en donde prende fuego 5 veces al día.

4

Richard comenta que no se arrepiente de su pasado como culturista, pero lo único que quiere es seguir adelante con sus estudios y vida profesional.

Estamos totalmente de acuerdo.

Fuente: perfecto